Se debate la situación salarial docente en la UNT

Debido a la trascendencia de las medidas adoptadas por los gremios docentes a nivel nacional, que repercuten también de forma directa en el plano local, autoridades de la Universidad Nacional de Tucumán expresaron su preocupación.

Por un lado, el gremio de los docentes universitarios agrupados en ADIUNT, adhiere al plan de lucha que continúa con un paro total de actividades en las universidades nacionales desde ayer, 06 de Agosto de 2018. Por este motivo hoy martes 7 de agosto, se hará una toma simbólica del predio de la Ex Quinta Agronómica, a partir de las 10:30 horas, en la puerta de calle Pellegrini y Av. Néstor Kirchner.

Por otro lado, el Consejo de Decanos de la UNT también expresó su preocupación por el atraso en la recomposición salarial:

La problemática fue tratada en una reunión del Cuerpo, en la sala del Consejo Superior, a partir de la cual se emitió el siguiente comunicado:

El Consejo de Decanos de la Universidad Nacional de Tucumán expresa “su honda preocupación ante el atraso de recomposición salarial de docentes y no docentes universitarios en un contexto de fuerte inflación, inestabilidad cambiaria, aumento de precios y tarifas, e indudable incremento del costo de vida en general en la Argentina”.

Por ello, solicita “se convoque a las reuniones paritarias del sector, con ofertas que restituyan el valor adquisitivo de los salarios con carácter urgente, a fin de evitar mayores perjuicios a los integrantes de la comunidad universitaria, teniéndose en cuenta el riesgo que representa para los estudiantes la pérdida de días de clase y otras actividades académicas”.

El Cuerpo, asimismo, manifiesta “preocupación por el retraso en la ejecución de obras de infraestructura y solicita inmediata respuesta sobre el cumplimiento de los planes, plazos y modalidades de las mismas”.

Además las Facultades que integran la UNT comenzaron también a tratar el tema en los distintos ámbitos, por ejemplo:

– La Facultad de Ciencias Económicas, que por lo general no adhiere a los paros y medidas tomadas por los gremios docentes, y donde las actividades se desarrollan con normalidad durante todo el año, envió una invitación, convocando a una reunión para tratar la cuestión de la situación salarial docente, debido a la gravedad que se plantea, y por iniciativa de un importante número de profesores de esta Casa. Se realizará una reunión el próximo miércoles 8 de agosto, a las 11:30 horas, en el Aula Magna. En el encuentro se discutirá la realidad por la que atraviesa este sector.

– La Facultad de Filosofía y Letras junto a su Consejo Directivo emitió también, el siguiente Pronunciamiento:

La Universidad Pública en Riesgo

Las Autoridades y el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT expresan su honda preocupación por la afligente situación que atraviesan las UUNN.

Sorprende que habiéndose iniciado el segundo semestre aún no se hayan cerrado las negociaciones paritarias docentes, ni atendidos los reclamos de reapertura de negociaciones de los compañeros no docentes, deteriorando todavía más el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores de las universidades y generando un clima de incertidumbre y mayor conflictividad.

El recorte presupuestario de 3000 mil millones, la suspensión de obras en ejecución y el prolongado retraso en el envío de las partidas para gastos de funcionamiento en un marco general inflacionario, vuelven cada vez más sombrío el panorama de las Universidades públicas y afectan directamente el normal desarrollo de la enseñanza, la investigación y la extensión.

Es necesario señalar además que de nuestras universidades nacionales dependen hospitales, centros de investigación y de promoción comunitaria, que requieren de los fondos públicos que fueron aprobados por el Congreso de la Nación y que en un claro incumplimiento de la Ley de Presupuesto, hoy se ven disminuidos.

Si a este escenario de penuria económica se agregan las desafortunadas declaraciones de altos funcionarios que en los últimos meses vienen desacreditando la educación pública, el presente y el futuro de las universidades nacionales es cada vez más preocupante.

Es nuestra responsabilidad como gobierno de una Unidad Académica exhortar al gobierno nacional a regularizar las partidas presupuestarias para el funcionamiento de las universidades, y a realizar una propuesta de actualización salarial congruente con el índice inflacionario a fin de garantizar las actividades académicas del presente año lectivo.

En este contexto y en consonancia con el preámbulo de la CRES 2018 que concibe a “la Educación Superior como un bien público social, un derecho humano universal y un deber de los Estados”, resulta imprescindible que el Estado argentino garantice las condiciones necesarias para el genuino ejercicio del derecho a la educación superior.